¿Cómo nacen las serpientes?

Como nacen las serpientes

Cómo nacen las serpientes es una pregunta que muchos nos hacemos debido a sus características físicas. Las serpientes hembra producen crías aproximadamente dos veces al año. En algunas especies los bebés nacen vivos. Otras especies ponen huevos. En una extraña combinación de las dos, algunas serpientes tienen huevos que permanecen en sus cuerpos hasta que los huevos eclosionan y luego nacen los bebés.

Como acabas de discernir las serpientes no siempre nacen de un huevo.De hecho, aproximadamente sólo el 70 por ciento de las serpientes ponen huevos. El resto dan a luz a crías vivas. Las serpientes ovíparas, o huevos, tienden a vivir en climas más cálidos, lo que ayuda a incubar sus huevos. Las serpientes vivíparas, o nacidas vivas, tienden a vivir en regiones más frías, donde el suelo es demasiado frío para que los huevos se desarrollen por sí solos.

Los huevos de serpiente no son duros como un huevo de gallina, pero son parecidos al cuero y pueden ser arrancados por la serpiente bebé desde el interior con un “diente de huevo” especial que la serpiente perderá poco después de la eclosión.

Ancestralmente, los ofidios eran animales exclusivamente ovíparos, ponen huevos, que depositan aproximadamente a la mitad del período de desarrollo. Algunos evolucionaron para dar crías vivas. Aunque son reptiles, las serpientes tienen tres diferentes formas de traer a la vida a sus crías, según el tipo de desarrollo embrionario y parto que tengan.

Ovíparas

Las serpientes ovíparas o que ponen huevos constituyen la mayoría de las especies de serpientes. Los huevos crecen en el oviducto de la hembra; El saco vitelino del huevo proporciona nutrientes a la serpiente en desarrollo.

Las serpientes hembras ponen de dos a más de 50 huevos de cáscara de cuero por camada, dependiendo de la especie. Las madres de algunas especies de serpientes incubarán sus huevos enterrándolos; otros envolviéndolos alrededor de ellos. Típicamente, la madre no se queda en el momento de la eclosión. El proceso de puesta de huevos se denomina oviposición.

Serpiente poniendo huevos

Desarrollo del huevo

Gran parte del desarrollo del huevo ocurre dentro del oviducto de la hembra antes de la oviposición. El ovario libera un óvulo ovulado a través del ostium en el área anterior del oviducto, llamado infundíbulo. Inmediatamente, las secreciones del oviducto cubren el huevo. Una vez que el huevo se mueve hacia el útero, la producción de cáscara de huevo comienza a través de las fibras secretadas por las glándulas de la mucosa uterina. El óvulo gestado sale del útero y atraviesa la abertura cloacal del oviducto mediante contracciones musculares rítmicas.

Algunas serpientes embarazadas toman el sol con sus vientres boca arriba antes de poner huevos, posiblemente para calentar sus tractos reproductivos. La serpiente madre pone los huevos en sucesión como un racimo, y los huevos se adhieren entre sí. Esto le da a los huevos una posición estática hasta que eclosionan, ya que el giro de los huevos o el desplazamiento accidental amenazan la supervivencia de las crías.

Si bien muchas madres serpientes no permanecen con sus huevos después de la oviposición, algunas sí proporcionan defensa. Las madres de Pitón, por ejemplo, se enrollan alrededor de sus huevos para esconderse y calentarse con escalofríos. Algunos otros ejemplos de serpientes que ponen huevos incluyen serpientes de toro, serpientes de rata y serpientes de rey.

Vivíparas

Nacimiento Vivíparo

En este método de reproducción no hay ningún huevo presente, es el más similar al de los mamíferos, incluidos los humanos. Las especies de serpientes que se consideran vivíparas alimentan a sus crías en desarrollo a través de la placenta y un saco vitelino.

Las especies vivíparas encierran a sus crías en membranas transparentes, en lugar de huevos calcificados, y las mantienen dentro de sus cuerpos hasta que están listas para «nacer», momento en el cual la hembra da a luz.

Algunas especies vivíparas existen en climas cálidos, posiblemente de linajes de clima frío. Los embriones permanecen protegidos de las condiciones más frías al desarrollarse dentro de la serpiente madre. Las serpientes de liga representan una especie de serpiente vivípara.

Esto es algo que es muy inusual entre los reptiles. Boas constrictores y anacondas verdes son 2 ejemplos de serpientes vivíparas, lo que significa que dan a luz crías vivas, y no hay huevos involucrados en ninguna etapa del desarrollo.

Las serpientes de mar son un lote mixto. Son miembros de Hydrophiinae, una subfamilia de la familia Elapidae que también incluye las cobras venenosas, víboras y mambas. La mayoría de las especies de serpientes marinas dan a luz a crías vivas, lo que significa que los bebés nacen vivos en el agua. Pero hay un género, Laticauda, ​​que es ovíparo. Los miembros femeninos de este género en particular ponen huevos en la tierra, en lugar de dar a luz como las otras serpientes marinas.

Ovovivíparas

Nacimiento Ovovivíparo

Se podría pensar en el método ovovivíparo como una «mezcla» entre una las ovípara y las vivíparas. En especies de serpientes que son ovovivíparas, las hembras desarrollan los huevos dentro de su cuerpo. Cuando nacen los bebés, la hembra todavía retiene los huevos dentro de su cuerpo.

Básicamente, los huevos eclosionan dentro de la hembra y las serpientes bebés eventualmente emergen completamente formadas y activas sin cáscara. Las crías nacen vivas y fuera de sus huevos. Las muchas especies de serpientes de cascabel son ovovivíparas, lo que significa que dan a luz a crías vivas después de desarrollar y retener los huevos dentro de sus cuerpos.

El número de especies ovovivíparas aumenta con la distancia desde el ecuador y la altura sobre el nivel del mar. Los herpetólogos plantean la hipótesis de que esto se debe a que las hembras ovovivíparas llevan a sus crías con ellas mientras viajan y pueden tomar el sol para elevar la temperatura de sus cuerpos y de sus crías en desarrollo. Por el contrario, las especies ovíparas depositan sus huevos en el suelo, donde las temperaturas frescas de los hábitats montañosos y las latitudes del norte impiden un desarrollo adecuado.

Tamaño de la camada

Nacimiento de una serpiente

Como ya sabes, la mayoría de las serpientes son ovíparas, pero cuantos huevos pone una serpiente de pende de la especie. Igualmente, las serpientes que dan crías vivas, el tamaño de las camadas también cambian según la especie.

Tamaño medio

En su libro, «Serpientes: la evolución del misterio en la naturaleza», el herpetólogo Harry W. Greene compara las tendencias de las serpientes que muestran oviparidad y ovoviviparidad. Según Greene, las serpientes que ponen huevos producen camadas de huevos que son, en promedio, 20 por ciento más grandes que las camadas de las serpientes ovovivíparas.

Sin embargo, las serpientes que nacen vivas tienden a ser un poco más pequeñas que las que nacen de los huevos, lo que da lugar a camadas que normalmente contienen más individuos que las camadas de los huevos; las camadas tienen un promedio de 11 crías, mientras que el promedio de la puesta es de siete huevos.

Enormes camadas

La mayoría de las serpientes que nacen vivas producen un número moderado de crías, con un número de entre 10 y 30. Sin embargo, algunas especies producen camadas muy grandes. Las culebras de agua de diamantes (Nerodia rhombifer) a veces producen más de 40 crías.

Otras especies son incluso más prolíficas: las serpientes de agua del norte (Nerodia sipedon sipedon), las serpientes de terciopelo (Bothrops asper) y las serpientes tigre (Notechis scutatus) producen ocasionalmente camadas que contienen más de 100 crías. El registro de la mayor camada documentada pertenece a la víbora bufadora (Bitis arietans) que entregó 156 ejemplares jóvenes.

Pequeñas Camadas

La presencia o ausencia de depredadores es un factor importante que influye en el tamaño de las crías y camadas. En general, cuando se comparan serpientes estrechamente relacionadas, la que tiene menos depredadores naturales a menudo produce camadas de menos ejemplares, más grandes que los de ambientes ricos en depredadores.

Por ejemplo, las boas constrictores comunes (Boa constrictor imperator) viven junto a numerosos depredadores en América del Sur y producen camadas de 20 a 60 crías muy pequeñas; por el contrario, las boas terrestres de Madagascar (Boa madagascariensis), que deben evitar relativamente pocos depredadores, producen camadas que contienen alrededor de seis crías muy grandes.

Ahora que conoce algunos datos sorprendentes sobre el nacimiento de las serpientes, sigue leyendo y aprende más sobre las serpientes.

Deja un comentario

Responsable » Deserpientes.net
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de deserpientes.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.