Boa

Boa

Boa

Boa es una especie de serpiente no venenosa de la familia de Boidae, la cual se subdivide en tres familias (boinae, erycinae y calabaria). Estas comúnmente llamadas boas o boas constrictoras.

La boa es un animal que a ambos lados de la cloaca conserva vestigios de rudimentarios miembros traseros locomotores que parecen espuelas en la base de la cola. Dominan a sus presas rodeándolas con su cuerpo de gran tamaño y fuerte apretándola hasta asfixiarlas.

Las boas son serpientes constrictoras que se conocen con diferentes nombres según su ubicación geográfica. Es llamada Mantona en Perú, Mazacuata en Centroamérica, tragavenado, lampalagua y Jiboia en América Latina, matacaballo en ecuador y en algunas partes de México se le conoce como limacoa por mencionar algunos.

Con un tamaño mucho menor que las anacondas, la serpiente boa pesa alrededor de 10 – 45 kilos y la más pequeña mide 0,5 metros y la más grande mide 4 metros dependiendo de la subespecie y el sexo del animal, las hembras son más grandes que los machos. Sus escamas dependiendo de la especie pueden ser de diferentes colores como marrón, blanco, dorado o rosado con manchas de tonalidades rojizas, con ojos cafés. Durante los días próximos a la muda, las serpientes adquieren una piel de color grisáceo poco vistosa y sus ojos se vuelven de color blanco cremoso.

boa constrictor

“Sabías que la boa constrictor más grande encontrada medía 5,5 metros”

En su estado salvaje se estima que pueden llegar a vivir hasta 20 años y en cautiverio pueden alcanzar a vivir de 30 a 40 años con relativa facilidad.

Las boas son cazadas por su bella y excelente piel, y son vendidas como mascotas exóticas. Debido que algunas especies están en peligro, son protegidas por ley en los territorios que ocupan.

Tipos de boas

De hecho, la gran cantidad de territorios que ocupa el género boa ha permitido que sus poblaciones sean diversas por adquirir determinadas características físicas específicas de cada región. Normalmente se suelen reconocer  más de 10  subespecies que albergan aproximadamente más 40 tipos de boas.

Existe una variedad de serpientes boas constrictoras no venenosas. Hay más de 40 especies de verdaderas boas (familia Boidae). Además, la boa también puede referirse a otros dos grupos de serpientes: las boas de Mascarene o de mandíbula dividida (familia Bolyeriidae) y las boas enanas (boas de tierra y madera de la familia Tropidophiidae); estas dos familias no están estrechamente relacionadas entre sí o con las verdaderas boas.

Las verdaderas boas se dividen en dos subfamilias, Boinae y Erycinae. Boinae incluye la boa constrictor ( Boa constrictor ), boas de árboles (género Corallus ) y anacondas (género Eunectes ) de los trópicos americanos; Otros dos géneros se encuentran en Madagascar e islas del Pacífico suroccidental.

La subfamilia Erycinae incluye 10 especies asiáticas, indias y africanas de Boa de arena (género Eryx ) y la pitón de tierra de África occidental ( Charina reinhardtii ), además de dos especies de América del Norte.

La única especie sobreviviente de la familia Bolyeriidae boa de la isla redonda ( Casarea dussumieri ) vive en Mauricio y en la Isla Redonda. Es único entre las serpientes, ya que tiene una mandíbula dividida (articulación intramaxiliaria que separa los huesos anteriores y posteriores), una adaptación que puede ser ventajosa para atrapar a su presa, lo que permite a la serpiente agarrar las eslingas de cuerpo duro con un agarre firme similar a un trinquete. Bolyeria multocarinata fue similar y se extinguió debido a la introducción humana de ratas y otros depredadores.

Hábitat de la Boa

Hábitat de la Boa

Siendo un reptil la serpiente constrictora boa luce una de sus características más marcadas que según el hábitat en el que quiera camuflarse, su cuerpo puede ser pardo, verde, rojo o amarillo, y luce patrones crípticos formados por líneas irregulares, óvalos, diamantes y círculos.

Este reptil habita en áreas que abarcan desde México en América Central hasta el centro de Argentina en América del Sur y está adaptado para vivir en distintos hábitats, que van desde la selva tropical hasta los climas semidesérticos. Comúnmente es visto cerca de arroyos y ríos.

Al igual que sus primas, las anacondas, son excelentes nadadoras, pero prefieren permanecer en tierra seca, donde suelen refugiarse en troncos huecos y madrigueras de mamíferos abandonadas. Es un reptil tanto terrestre como arbóreo y por norma general, son animales de hábitos nocturnos.

Reproducción de las boas

En la época de apareamiento las hembras atraen a los mochos por medio de las feromonas que segregan a través de su cloaca. Con la llegada del macho, la hembra  toma una posición rígida característica y al mismo tiempo el macho siempre atento a los movimientos de la hembra mueve lentamente a su alrededor dando inicio al cortejo.

Al momento que la hembra se manifieste receptiva, el macho empezara a deslizarse por encima de ella y apretarla suavemente, la hembra empieza a ovular y después de un largo tiempo de cortejo el macho introduce uno de sus dos himepenes en la cloaca de la hembra depositando su esperma.

“Sabías que la hembra no ovulará hasta que el macho  comience a pasarle por encina y constreñirla suavemente.”

La hembra después de la cópula tomara un color más oscuro aumentando su nivel de melanina, lo que le permitirá absorber más calor. Durante la gestación la hembra cambiará de piel.

Las boas son vivíparas, paren directamente sus crías y tras cuatro meses dará a luz entre 20 y 60 crías vivas de entre 30 y 40 cm y no dejan de crecer durante todo su ciclo vital. Por lo general, después de su primera muda los recién nacidos empezarán a comer.

Alimentación de las boas

Alimentación de la boa

La serpiente boa no tiene colmillos por lo cual no es venenosa. Tienen una línea de pequeños agujeros sensibles al calor alrededor de la boca, para poder detectar el calor que genera su presa, incluso en la más absoluta oscuridad.

Sus mandíbulas tienen una hilera de dientecillos ganchudos para atrapar y sujetar a su presa mientras la rodean con su musculoso cuerpo y aprietan hasta sofocarla. Las boas se alimentan prácticamente de cualquier animal que puedan atrapar, como aves, monos y jabalíes. Sus mandíbulas se pueden estirar ampliamente para tragar presas grandes de una sola pieza.

El hombre no está en su cadena alimenticia por lo que no lo taca.

Boas como mascotas

Boa como mascota

Después de repetidas sesiones de manejo la mayoría de las boas se calman rápidamente, por lo que se constituyen en excelentes serpientes para ser adoptadas como mascotas.

Las boas generalmente son muy dóciles y toleran muy bien el manejo brindado por el hombre. De hecho, en ocasiones parecen disfrutar y buscan un área en el brazo o en los hombros para regocijarse del calor corporal.

En la industria de las mascotas las serpientes boas se pueden conseguir fácilmente, por la gran cantidad de criaderos que hay, algunos se especializan en la cría de boas de países específicos como Colombia.

La alimentación de las boas mascotas debe ser solo de roedores de calidad de acuerdo al tamaño del ofidio y pueden ser suministrados cada semana. No necesitan alimentos o suplementos adicionales. Cerca de la edad adulta, las puedes alimentar cada 10 o 14 días.

Debe tener un recipiente con buena higiene y con agua limpia, que además de ayudar a mantener la humedad adecuada en la jaula o recinto.

Pariente extinto de la boa

Un pariente extinto de las boas modernas la Titanoboa ( Titanoboa cerrejonensis ) vivió entre el final del Período Cretácico (hace unos 65.5 millones de años) y la mitad de la Época Eocena (hace unos 40 millones de años). En ese momento era el vertebrado terrestre más grande del mundo. Conocida por una sola vértebra fosilizada, Titanoboa cerrejonensis probablemente pesó 1.135 kilogramos (aproximadamente 2.500 libras) y alcanzó una longitud de 13 metros (aproximadamente 43 pies).

Fuentes:
A Taxonomic Revision of Boas (Serpentes: Boidae)
Boidae – wikipedia
The Boidae Family of Snakes