‘Serpiente misteriosa de la cena’ encontrada en el vientre de otra serpiente finalmente identificada

Serpiente Misteriosa de la Cena / Cenaspis aenigma
Un dibujo de Cenaspis aenigma reconstruye las especies tragadas en vida.
Crédito: Gabriel Ugueto / La Universidad de Texas en Arlington

En la década de 1970, se encontró una serpiente dentro del estómago de otra serpiente la coralina centroamericana (Micrurus nigrocinctus). Eso no es especialmente inusual; lo sorprendente fue que la serpiente tragada resultó ser una especie desconocida para la ciencia. Y así permaneció durante más de 40 años.

Sin embargo, la larga espera del animal en el limbo de la especie finalmente ha terminado.

Serpiente de la cena / Cenaspis aenigma

La misteriosa serpiente de la cena procede del estado de Chiapas, en el sur de México, y sólo se conoce del espécimen parcialmente digerido recuperado en julio de 1976 por el recolector local de palma Julio Ornelas-Martínez

Más específicamente, Ornelas Martínez recuperó una gran serpiente coralina centroamericana, una especie colorida y venenosa que ocasionalmente se alimenta de otras serpientes, en los bosques de Cerro Baúl.

Los investigadores revelaron recientemente que no solo la serpiente es una nueva especie; También representa un nuevo género. Y el nombre que le dieron, Cenaspis aenigma, es un guiño caprichoso al lugar donde se encontró la serpiente, que se traduce del latín como «cena misteriosa».

La presumiblemente deliciosa serpiente, un macho adulto, mide aproximadamente 10 pulgadas (26 centímetros) de longitud. Pertenece a la familia de serpientes Colubridae, que incluye cientos de especies, aproximadamente el 51 por ciento de todas las especies de serpientes conocidas.

Sin embargo, la llamada serpiente de la cena posee ciertos rasgos que la hacen única entre todos sus parientes Colubridae, como la forma de su cráneo y la anatomía reproductiva, y las placas indivisas y agrandadas debajo de su cola, según el estudio.

Mediante el uso de tomografías computarizadas de rayos X (TC), los investigadores crearon modelos digitales del cráneo de la serpiente, los órganos reproductivos y otras características esqueléticas, y los compararon con modelos de serpientes conocidas. Ellos identificaron a la serpiente como un miembro de la familia Colubridae, pero con características que representaban una nueva especie y género, según el estudio.

Un cráneo alargado y la distribución de escamas insinuaron que se trataba de una serpiente excavadora, dijo el autor principal del estudio, Jonathan Campbell, profesor de biología en la Universidad de Texas en Arlington, a Live Science en un correo electrónico.

Cráneo de la misteriosa serpiente de la cena
Este cráneo de Cenaspis aenigma fue modelado digitalmente a partir de tomografías computarizadas. Su forma aplanada sugiere que la serpiente se entierra en el suelo.
Crédito: La Universidad de Texas en Arlington

Décadas de búsqueda

Campbell ha sabido de esta misteriosa serpiente durante décadas, desde que se recolectó en 1976 en México, dijo. Poco después de que la serpiente fuera recuperada del vientre de una serpiente coral, los científicos la reconocieron como una nueva especie. Pero los investigadores dudaron en describir la especie a partir de un solo espécimen, y al menos una parte digerida, informaron.

Durante las siguientes cuatro décadas, Campbell y sus colegas peinaron las tierras altas del sur de México, haciendo docenas de viajes para buscar más evidencia de la «pequeña serpiente enigmática», escribieron en el estudio. Pero no pudieron encontrar ningún individuo vivo parecido al del estómago de la serpiente de coral, probablemente por un par de razones, dijo Campbell.

Muchas serpientes viven en rangos geográficos muy restringidos; al mismo tiempo, las serpientes no suelen ser abundantes en su ecosistema nativo, lo que puede hacerlas más difíciles de encontrar, explicó Campbell.

Al final, después de 42 años, los científicos decidieron que finalmente era hora de compartir su descubrimiento.

«En algún momento, debe darse cuenta de que necesita hacer que la información esté disponible y dejar que otros investigadores hagan un seguimiento», dijo Campbell.

Los hallazgos fueron publicados en línea el 27 de noviembre en el Journal of Herpetology.


También puedes leer:

Deja un comentario

Responsable » Deserpientes.net
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting de deserpientes.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.